Técnicas de lubricación

Las técnicas de lubricación se reflejan en los distintos modelos de sistemas de lubricación y se encuentran en los ámbitos de uso más diversos. Las técnicas de lubricación desempeñan, desde hace mucho tiempo, un papel importante en casi todos los sectores de la industria. Se utilizan, sobre todo, allí donde hay piezas que entran en contacto y se mueven unas con otras como cojinetes, cadenas, etc...


Desde un punto de vista económico, las técnicas de lubricación juegan un papel fundamental. En función de la estructura de una instalación industrial, se ofertan sistemas adaptados de un equipo de lubricación. A través de su uso, pueden realizarse ahorros importantes en cuanto a costes energéticos y de materiales, en la producción y en el mantenimiento. Nuestra mayor conciencia respecto a nuestros recursos y al medio ambiente, se reflejan en las técnicas de lubricación centralizada más modernas.


En los años 60 surge el término "tribología" y, con él, una ciencia que trata y estudia la técnica del contacto de superficies en movimiento relativo. La especialidad de la tribología abarca el conjunto de fricción y desgaste, incluida la lubricación, e incluye las interacciones superficiales correspondientes, tanto entre elementos fijos como entre elementos fijos y fluidos, sustancias consistentes o gases.


La fricción y el desgaste afectan a todas las partículas móviles, requiriendo técnicas de lubricación con soluciones específicas.


Bajo el término rozamiento o fricción se hace referencia a la inhibición de un movimiento que tiene lugar entre dos elementos fijos o pequeñas piezas en contacto. La fricción es una interacción entre las áreas de contacto de elementos. Contrarresta un movimiento relativo. A la fricción exterior corresponden las áreas en contacto de distintos cuerpos y, en el caso de fricción interior, uno y el propio cuerpo.


El término desgaste se refiere a la pérdida progresiva de material en la superficie de un elemento que se origina por el roce, rodamiento, golpeo, arañazo o por un desgaste químico y térmico.


Normalmente, en la técnica, el rozamiento y el desgaste son procesos no deseables, ya que producen una desvalorización de los bienes de inversión.


La especialidad de la tribología en la técnica se extiende a todos los ámbitos del desarrollo, construcción, fabricación y mantenimiento de los sistemas mecánicos de movimiento en los distintos sectores industriales y económicos, tales como:

  • Técnica de la automoción
  • Construcción naval
  • Vehículos sobre carriles
  • Industria alimenticia
  • Técnicas de extracción
  • Construcción de instalaciones
  • etc. 

En los distintos procesos se simulan técnicas de lubricación con los más variados procesos de desgaste y fricción y se analiza la tribología para conseguir una optimización de la vida útil.

En general, en las pruebas de desgaste se analizan todos los componentes del sistema trobológico para poder ofrecer las soluciones óptimas a los distintos ámbitos industriales.